Las etiquetas son la clave para que los consumidores puedan elegir libremente, ya que garantizan una información completa sobre la composición de los productos. Los consumidores han de saber que hay en los alimentos que compran, sobre todo si son personas con problemas de intolerancias y alergias. El etiquetado debe ser legible, comprensible, indeleble y fácilmente visible.

Los alérgenos presentes en el alimento deben incluirse en el listado de ingredientes de declaración obligatoria de la siguiente forma:

-Se ha de reseñar de forma clara la denominación de la sustancia.

-Los alimentos sin envasar tambien deben informar de la presencia de este tipo de sustancias de forma clara y con una composición tipográfica destacable.

Cuando no haya lista de ingredientes, se incluirá la palabra CONTIENE y el nombre de la sustancia.

La información puede encontrarse en:

-Etiquetas unidas al alimento: en caso de que éste hubiera sido envasado anteriormente (el tamaño de la letra debe ser de 1,2 mm, con carácter general).

-Carteles situados junto al mismo: en los alimentos previamente envasados siempre que la venta se realice con vendedor, como en el caso de alimentos que se suministran sin envasar o se envasan en el lugar de venta a petición del consumidor (por ejemplo:fiambres, panes, sándwiches, comidas preparadas, etc).

-Mediante otros medios apropiados (menú o carta, recetario de los productos que se comercializan en el establecimiento o mediante información oral): no pueden suponer un coste adicional y deben estar accesibles antes de que se efectúe la compra. Debe indicarse, además, el lugar del establecimiento donde el consumidor puede obtener esta información o a quién debe dirigirse para solicitarla.

-Venta a distancia (por ejemplo, en caso de comida para llevar): la información sobre alérgenos deberán proporcionarla antes de que se realice la compra (por ejemplo, por teléfono o en la página web), y de forma escrita en el momento de la entrega del alimento.

La norma establece catorce alimentos/categorías de alimentos sobre los que se debe facilitar información de forma destacada.

Éstos pueden constituir el producto en sí o formar parte de la lista de ingredientes del alimento que se adquiere y son:

– Cereales que contengan gluten; entre ellos trigo, centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas y productos derivados. Pueden formar también parte de panes, rebozados, pastas, masas, entre otras.

– Crustáceos y productos a base de crustáceos.Pueden estar presentes también en salsas, cremas, rebozados.

– Huevos y productos a base de huevo.Pueden aparecer como ingrediente de salsas, empanados, platos preparados, pasteles, entre otros.

– Pescado y productos a base de pescado.Pueden formar parte también de sopas, pastillas de caldo, pizzas, entre otros.

– Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.Puede encontrarse también en aceites, chocolates, cremas, entre otros productos.

– Soja y productos a base de soja.Puede estar presente en aceites, harinas, postres, entre otros.

– Leche y sus derivados (incluida la lactosa). Puede encontrarse en fiambres, yogures, tartas, helados y otros postres, mantequillas, entre otros.

– Frutos de cáscara, es decir,almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, pistachos, nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados.Pueden también ser ingrediente de bombones, galletas, panes, aceites, entre otros productos.

– Apio y productos derivados.Puede encontrarse en sopas, salsas, cremas, condimentos, etc.

– Mostaza y productos derivados.Puede formar parte de panes, salsas, snacks, currys, entre otros.

– Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo. Puede encontrarse en aceites, harinas, pastas, etc.

– Dióxido de azufre y sulfitos.Puede emplearse como conservante en zumos, productos cárnicos, frutas desecadas, vegetales, etc.

– Altramuces y productos a base de altramuces.Pueden estar presentes en panes, harinas, pasteles, entre otros productos.

– Moluscos y productos a base de moluscos.Pueden encontrarse en salsas, sopas, preparados para platos, etc.

-¿Y si el alimento pudiera contener alérgenos no intencionados?.

Son aquellos que son resultado de una contaminación cruzada. En ese caso la empresa solo podrá incluir un mensaje de advertencia si se trata de un riesgo demostrable de contaminación cruzada. Este aviso aparecerá fuera del listado de ingredientes del producto con una declaración del tipo: “…puede contener...”, “..fabricado en una planta que utiliza…”, o “trazas de…”

Para cualquier información o consulta puedes dirigirte a nosotros en el teléfono 952 21 35 40 y correo electrónico: malaga@fed-alandalus.es