El roaming se abarata desde el día 30 de abril hasta su total eliminación en 2017.
Los cargos por utilizar el teléfono móvil en itinerancia (roaming) en otros países de la Unión Europea (UE) volverán a bajar este sábado, tras varios años reduciéndose y como paso previo a su desaparición, prevista para junio de 2017.

El roaming es el principal obstáculo para el uso del móvil en la UE. Según un Eurobarómetro de 2015, el 70% de los europeos limita el uso del móvil cuando sale de su país y hasta el 94% cierra su servicio de datos y no se conecta a Internet por el móvil por los costes extras de la itinerancia.

Hasta la abolición de estas tarifas, la UE ha decidido rebajarlas desde el sábado, cuando el precio mayorista por minuto no deberá superar los 5 céntimos de euro, los 2 céntimos por SMS y los 5 céntimos por megabyte (IVA excluido). Esos precios son el 75% más baratos que los actuales.

Las nuevas normas de la UE prevén que los sobrecostes por llamar, enviar mensajes o navegar por internet a través del móvil en un Estado miembro diferente al de origen del operador desaparezcan por fin el 15 de junio de 2017.

Los operadores podrán aplicar una «política de uso justo» para «evitar una utilización abusiva del roaming», lo que hace referencia a evitar estos servicios para «otros propósitos» que no sean «viajes periódicos».

La directora general de la Organización Europea de Consumidores (BEUC), Monique Goyens, señaló en un comunicado que abolir el roaming es un «paso lógico en el plan de la UE de construir un mercado único digital», y aseguró que los ciudadanos europeos «no entienden por qué cruzar una frontera en la UE tiene que implicar unos costes de teléfono e internet más elevados».