Las personas consumidoras deben conocer sus derechos en los seguros de salud.

Su contratación suele radicar en la necesidad de disfrutar de coberturas sanitarias como complemento o sustitución del Sistema Nacional de Salud.

Cuando se vamos a contratar un seguro de salud, ya sea por primera vez o por un cambio de compañía, nos planteamos una serie de cuestiones , por ello desde Consumidores AL-ANDALUS MALAGA os damos una serie de recomendaciones a tener en cuenta cuando vayamos a contratar la póliza:

1.Presta atención a los periodos de carencia. El periodo de carencia es el tiempo que transcurre desde la fecha de alta en el seguro hasta que se puede comenzar a usar el servicio contratado con esta cláusula. Suele oscilar entre 9 y 10 meses.

Por ejemplo, algunas compañías tienen periodos de carencia de unos 8 meses para la atención del parto. Esto conlleva a que deben transcurrir esos 8 meses desde que te das de alta en el seguro hasta la atención en el parto.

Con estos períodos de carencia, las aseguradoras quieren asegurarse de que no lo contratas para que te atiendan una patología que tienes en el momento de la contratación, sino por lo que pueda ocurrir en un futuro.

Por lo general, para que te eliminen las carencias, debes proceder de un seguro anterior con coberturas similares al que quieres contratar y con una antigüedad de al menos 12 meses*

2. Primas El precio se trata, sin duda, de un factor fundamental a la hora de decantarnos por cualquier seguro.

No obstante, cabe recordar que para una póliza de salud comparar la prima con conocidos o familiares no es un buen indicativo, ya que la prima puede variar en torno a variables tales como enfermedades preexistentes, tipo de seguro, edad, ciudad de residencia, individual o familiar, coberturas, etc.

3. Tramos de edad Las primas también varían, como hemos indicado, según la edad.

Por lo que, un factor fundamental es tener en cuenta en cuánto se incrementa cuando se pasa de un tramo de edad a otro.

Las personas mayores de 65 años suelen ser los que peor parte se llevan, ya que a partir de esa edad, la prima sube

4. Preexistencias Se trata de las enfermedades que padece una persona en el momento de contratar la póliza de salud. Todas ellas, deben de ser informadas a través del cuestionario de salud, ya que la prima depende, en parte, de ello.

5. Ojo con el Copago En las diferentes compañías que ofrecen estos seguros, se incluye la variante del copago.

En este sentido, el copago médico consiste en que la aseguradora se hace cargo de una parte económica del tratamiento y el paciente cubre la otra.

Si se opta por copago, la prima baja, pero en el caso en que necesitemos utilizar el seguro tenemos que saber que nos tocará pagar una parte de los servicios empleados.

6. Póliza. La póliza es el documento que acredita la existencia de un contrato de seguro y donde quedan recogidas todas las condiciones y acuerdos que contiene el mismo.

Junto con la póliza pide que te entreguen las condiciones generales, las condiciones particulares y suplementos.

En la póliza se destacarán las cláusulas limitativas o perjudiciales para los derechos de los asegurados que deberán ser expresamente aceptados por escrito.

7. Evita contratar online o por teléfono una póliza de seguro de salud. Si contratamos a distancia, generalmente no prestamos atención a la letra pequeña y a la publicidad, lo que nos puede acarrear problemas en el futuro.

Desplázate a una oficina de la aseguradora y antes de contratar leer detenidamente toda la documentación.

8. Atención al cliente Un factor fundamental a la hora de contratar un seguro de estas características es conocer la calidad de su atención al cliente, por ello no está demás que investiguemos en internet a través de foros, etc.

Si tienes alguna consulta o reclamación acude a nosotros e infórmate sobre tus derechos. Atención al consumidor en Málaga