En los últimos años se ha ido institucionalizando la costumbre de disfrazarnos en halloween, sobre todo los más pequeños de la casa. Por ello desde nuestra organización queremos concienciaros sobre la importancia de seguir algunas normas a la hora de decantarnos por un disfraz u otro para garantizar la seguridad. Vayamos al fondo del asunto:

1. Vamos a comprar siempre en comercios adheridos al sistema arbitral de consumo.

Para el momento de adquirir un disfraz u otro accesorio se aconseja acudir a establecimientos que exhiban el logotipo de adhesión al Sistema Arbitral de Consumo. En caso de reclamación o de discrepancia en la compra, a través de este sistema se garantiza que la resolución se realizará de forma gratuita, rápida, y sin necesidad de llegar a los tribunales.

 2. Conservemos siempre las facturas, tiques de compra como garantías de un eventual cambio, devolución o reclamación. Exijamos que en el tique conste: nombre del producto, precio, fecha de compra, nombre y CIF del comercio.

3. El etiquetado debe llevar la edad a la que están destinados los disfraces. Comprobemos también las instrucciones de uso, donde debe aparecer la edad recomendada, los consejos de seguridad y la empresa responsable.

OJO,cuando estos artículos van destinados a niños menores de 14 años se consideran juguetes, deben llevar la etiqueta CE (conformidad europea), que es el símbolo por el que el fabricante acredita que el artículo cumple todos los requisitos de seguridad. Además, debe constar el nombre y dirección del fabricante, las advertencias de uso y un código que permita identificar el juguete, en caso de que haya que retirarlo del mercado por algún problema de seguridad.

4. Escojamos un disfraz y complementos acordes con la edad y estatura del niño.

Comprobemos que los disfraces de los más pequeños de la casa no incluyan piezas pequeñas que se puedan desprender y ser ingeridas.

Asimismo, las pelucas, máscaras y caretas deben estar hechas de materiales transpirables y han de tener una ventilación adecuada y orificios suficientes en ojos, nariz y boca, con el fin de evitar asfixias.

5. En cuanto a los maquillajes y postizos, en el etiquetado de los cosméticos debe figurar como mínimo los datos del fabricante o importador y su dirección, la fecha mínima de caducidad, el número de lote y los componentes. Además postizos como narices, verrugas, barbillas, bigotes, barbas, etc. deben estar testados dermatológicamente para no producir alergias.

6.Por su parte, algunas lentillas de fantasía pueden ocasionar daños irreparables en los ojos. Hay que tener en cuenta que estos accesorios solo deben adquirirse en un establecimiento de óptica y han de ser adaptados y supervisados por un óptico u optometrista. Asimismo, hay que tener cautela con los pegamentos de ciertas pestañas postizas, pues pueden provocar irritaciones en ojos y piel.

7.Hay que cerciorarse de que el local donde tiene lugar la fiesta cuenta con los permisos oportunos o licencias para su celebración. Es importante tener en consideración la seguridad del local, tanto en lo que respecta a las instalaciones (salidas de emergencia, extintores, ventilación, aforo, etc.), como a la actuación de los vigilantes privados. Además, de cara a una posible reclamación, conviene guardar la entrada y la publicidad del evento, pues tienen valor contractual.

Para cualquier consulta o reclamación podeis contactar con nosotros en el teléfono 952 21 35 40 y en la dirección de correo electrónico malaga@fed-alandalus.es