Entidades financieras ofrecen créditos rápidos, incluso microcréditos por pequeños importes pero que contemplan intereses elevados, con TAEs que superan el 1.000%, poco aconsejables.

Muchos consumidores han caído en la trampa de las deudas, debido entre otras cosas a los intereses abusivos e incluso usurarios provocados por créditos al consumo o tarjetas de pago aplazado como las tarjetas revolving.

Las famosas tarjetas «revolving», son tarjetas de crédito que solo tienen la opción de pago aplazado, es decir, todas las compras que se abonan con ellas se aplazan (con sus intereses), con lo que los usuarios de este producto están permanentemente endeudados.

Miles de estas tarjetas han sido comercializadas durante los últimos años por entidades bancarias a través de agresivas campañas comerciales a pie de calle, con intereses usureros que llegan a más del 25%.

Estas tarjetas permiten varias formas de pago:

-abonar un importe fijo mensual, fijando el importe que se quiere pagar cada mes independientemente del gasto mensual de la tarjeta, pero si el gasto es mayor, se acumula al resto de la deuda que se pagará con los intereses correspondientes.

Así, si la cuota es pequeña, puede que no alcance siquiera para cubrir el pago de los intereses, con lo que la deuda pendiente no hace sino aumentar.

-Pagar un porcentaje de la deuda pendiente. Se paga cada mes un porcentaje del crédito consumido, con una cuantía mínima. Este segundo sistema de pago tampoco es recomendable, pues se entra en un sistema en el que jamas se acaba de pagar.

El punto de inflexión fue la Sentencia del Tribunal Supremo, Sala 1ª, dictada en Pleno, de 25 de noviembre de 2015 (nº 628/2015) en la que se anularon ciertos préstamos revolving, permitiendo cancelar las tarjetas de pago revolving.


Esto ha abierto la puerta a los afectados a solicitar la nulidad de estos contratos, lo que supone, si hay sentencia en firme, que el prestatario tenga que devolver lógicamente el importe dispuesto (el crédito del que se ha beneficiado) pero la entidad bancaria le retorne lo que haya abonado en concepto de intereses.

¿Cómo realizar una reclamación en Málaga? Si tienes alguna consulta o reclamación acude a nosotros enviándonos un correo a la dirección malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40. Oficina de consumo en Málaga