El Tribunal Supremo sentencia que los acuerdos de rebaja o de eliminación de cláusulas suelo que haga el cliente con su entidad bancaria no eximen al afectado de reclamar la nulidad de dichas cláusulas, según Sentencia del tribunal Supremo de 16 de octubre.

La resolución confirma que las cláusulas nulas no pueden invalidarse incluso aunque los afectados hayan firmado un acuerdo con el banco.

Sin embargo, el fallo del Supremo ha valorado la infracción procesal y ha considerado que los afectados no pudieron ejercer su derecho legítimo.

Considera, además, que la cláusula no era transparente, por lo que decreta la nulidad absoluta dada su abusividad.

Los afectados, a los que no se les había informado de la cláusula, pactaron, tras firmarla, una reducción en las condiciones de la misma.

Pero ahora el Supremo confirma que, al ser nula la cláusula ya desde el momento de su firma, el hecho de que después se pactara una reducción, no afecta a esa nulidad.

El caso ha finalizado con la condena por parte del tribunal Supremo, a Banco Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria, a eliminar la condición general del contrato de préstamo hipotecario y a la consiguiente devolución de todas las cantidades cobradas con arreglo a dicha cláusula.

Esta resolución permite a miles de consumidores reclamar las cantidades abonadas a los bancos, con independencia de los pactos o acuerdos que hayan negociado a posteriori a la firma del préstamo, si esas cláusulas han sido declaradas nulas radicales o de pleno derecho, lo que hace que su abusividad no prescriba.

El fallo favorece a dos afectados navarros que habían pedido un crédito a Caja España en el año 2009. La cláusula determinaba que el interés nominal anual “en ningún caso podía ser superior al 12,50% ni inferior al 3%”.

La novedad de esta sentencia radica en que deja totalmente claro que la nulidad de una clausula suelo por ser abusiva es una nulidad radical o de pleno derecho.

Teniendo en cuenta que lo nulo o radical no prescribe ni caduca, los consumidores que llegaron a un acuerdo con sus bancos tienen ahora la posibilidad de reclamar con garantías.

La caducidad de la acción de nulidad de la cláusula suelo viene siendo rechazada por los juzgados, al estimar que al tratarse de una acción de nulidad absoluta «de pleno derecho» por invocarse falta de claridad, transparencia y de control de incorporación, no se aplica el plazo de caducidad de los cuatro años establecido en el art 1303 del Código civil.

Para cualquier consulta o reclamación acude a nosotros, enviándonos un correo a la dirección: malaga@fed-alandalus.es o llamándonos al teléfono: 952 21 35 40.