Un día de estos recibimos una notificación de nuestro banco en la que se nos informa de que, en un par de meses, nuestra cuenta corriente deja de ser gratuita aunque siempre ha estado exenta de comisiones.

Para poder hacerlo, hemos de tener en cuenta que las entidades ha de cumplir con una serie de condicionantes, ya que están modificando de forma unilateral las condiciones de nuestra cuenta.

La Ley 16/2009, de Servicios de Pago distingue dos tipos de modificaciones contractuales: las que benefician al cliente y las que no.

Y para cada una de estas situaciones hay un plazo que el banco debe respetar antes de incorporar los cambios en el contrato:

-Modificaciones que resulten favorables para el cliente. Podrá aplicarlas de forma inmediata.

No obstante, tal y como señala el Banco de España, la entidad deberá «informar sobre ellas en la primera comunicación que se dirija al cliente».

-Resto de modificaciones.

En estos casos, deberá comunicarlas con una antelación mínima de dos meses. Si no lo hace y las aplica antes de ese plazos se puede presentar una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente del Banco.

Si trascurren 2 meses desde su presentación y no recibimos resolución o la misma es desfavorable, puedes formular reclamación ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

La Ley de Servicio de Pago establece que la entidad deberá notificar los cambios que quiera aplicar sobre los productos de los clientes de forma individualizada mediante papel u otro sistema duradero. No vale por lo tanto una notificación genérica en un folleto publicitario.

En la práctica el problema es que muchas entidades financieras optan por avisar de las variaciones a través de la correspondencia virtual o buzón virtual, lo que origina muchos problemas, ya que los clientes no tienen conocimiento de los cambios hasta que entran en vigor, y lo ven reflejado en el cobro de estas comisiones de las que antes estaban exentos.  

Ante estos cambios en la contratación, el consumidor puede hacer valer sus derechos de dos formas.

La primera es acudir a su sucursal bancaria para negociar con la entidad las nuevas condiciones y exigir, como mínimo, que se mantengan las que contrató en su momento o puede aprovechar para intentar mejorarlas.

Eso sí es fundamental quedarnos con una copia de las nuevas condiciones.

La segunda posibilidad que tenemos es rescindir todos los contratos y cambiarse de banco sin ningún coste si lo realizamos antes de la fecha propuesta para la aplicación de las modificaciones.

Eso sí, si no estamos conformes con los cambios anunciados, dispondremos de al menos dos meses (el tiempo que tarden en entrar en vigor las nuevas condiciones) para rescindir el contrato de forma unilateral, sin coste alguno y cambiar de banco.

Para esquivar el encarecimiento del coste de la cuenta, muchos optan por la banca online, ya que no suele cobrar por el mantenimiento y la operativa básica de las cuentas y tarjetas bancarias.

Si tienes cualquier consulta o reclamación enviános un correo a la dirección malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40.