Cada vez es más frecuente que trás un recibo impagado, con o sin razón que lo justifique, y a pesar de formular la reclamación pertinente, el consumidor vea introducidos sus datos personales en un fichero de morosos. En muchas ocasiones el usuario tiene conocimiento de esta circunstancia cuando va a solicitar un préstamo personal o financiar una compra, lo que le ocasiona importantes quebraderos de cabeza y  perjuicios, ya que se le deniega su petición al constar en estos ficheros.

Desde Consumidores AL-ANDALUS Málaga en estas líneas facilitamos los pasos a seguir para que el consumidor sepa cómo proceder en el supuesto de que se encuentre en esta situación.

-¿Podemos saber de alguna forma si estamos en un fichero de morosos?

Teóricamente y según la legislación vigente, cuando se inscribe a alguien en un fichero de morosos, dicha persona deber ser notificado, a través de un medio fiable que permita acreditar la efectiva realización de dicha notificación (correo certificado, burofax…), por el titular del fichero, en un plazo de 30 días, debiendo notificarse por cada deuda concreta.

Pero además debe informarse al usuario de sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, tal y como establece la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre.

Sin embargo tenemos constancia de que esta obligación de comunicación a menudo es incumplida por los registros, lo que faculta obviamente al consumidor a emprender acciones legales.

Las condiciones que han de concurrir para ser incluido en un fichero de morosos son las siguientes:

  • Se requiere que exista una deuda cierta y exigible, vigente e impagada por parte de la persona que ha sido introducido en un registro de morosos

  • Que no hayan transcurrido seis años desde la fecha en que hubo de procederse al pago de la deuda o del vencimiento de la obligación o del plazo concreto si aquélla fuera de vencimiento periódico.

  • Tiene que existir un previo requerimiento de pago por parte del acreedor, sin respuesta de pago por parte del moroso.

El pago o cumplimiento de la deuda determina la cancelación inmediata de todo dato relativo a la misma.

En los restantes supuestos, los datos deberán ser cancelados cuando se hubieran cumplido seis años contados a partir del vencimiento de la obligación o del plazo concreto si aquélla fuera de vencimiento periódico.

-¿Cómo podemos salir de un fichero de morosos?

La única forma de salir de los ficheros de morosos es abonando la deuda, demostrando que ésta no existe o no adeudamos ese importe y solicitando que tramiten su baja del fichero, ejercitando el derecho de cancelación

En principio el acreedor está obligado a comunicar al fichero de morosos la cancelación de la deuda en el plazo de una semana. Sin embargo, en su propio interés, es conveniente que el consumidor acredite ante el fichero de morosos la inexistencia de la deuda, aportando la documentación en la cual se pruebe que tal deuda ya no existe (por ejemplo mediante un recibo, un resguardo bancario, una factura…), junto con una copia de su DNI o NIE.

Si el consumidor decide acreditar la inexistencia de la deuda, aportando la documentación necesaria, debe guardar una copia de dicha documentación en su poder, pues, en caso de que finalmente acuda a los tribunales, necesitará de dicha copia.

El titular del fichero deberá responder a la solicitud de eliminación de sus datos del fichero en los diez días siguientes.

Si pasado dicho plazo de diez días no se ha obtenido repuesta, conviene presentar una reclamación en la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) adjuntando una copia de los trámites realizados y de la solicitud de baja cursada.

Evidentemente si los datos han sido introducidos en un fichero de morosos sin haberse cumplido los requisitos necesarios para ello, está en su derecho de reclamar, tanto a la empresa que le introdujo en dicho fichero como al fichero mismo, ya que éste ha incumplido su obligación de corroborar que se daban los requisitos necesarios para introducir sus datos.

Para cualquier consulta o reclamación envíanos un correo electrónico a nuestra dirección malaga@fed-alandalus.es o llámanos al número 952 21 35 40. Podemos ayudarte.