La hipoteca multidivisa es un  producto complejo que fue ofrecido por los bancos a los clientes, cuando el euribor estaba alto, haciéndoles pensar que pagarían menor cuantía delas cuotas al tener la deuda en una moneda diferente al euro .

El problema de la hipoteca multidivisa fue la falta de información de las entidades quienes no explicaron de manera clara la fluctuación de la divisa no sólo afectaba a la cuota, sino también al importe del capital prestado, haciendo aumentar este capital e incrementado el importe a amortizar.

La jurisprudencia está siendo clara en el caso de la hipoteca multidivisas y está condenando a las entidades financieras por falta de transparencia y por no haber informado de forma clara al cliente sobre los riesgos de la contratación de la misma.

El Tribunal Supremo se pronunció sobre la naturaleza de este tipo de préstamos en su STS 323/2015 de 30 de junio, considerando que:

los riesgos de este instrumento financiero exceden a los propios de los préstamos hipotecarios a interés variable solicitados en euros. Al riesgo de variación del tipo de interés se añade el riesgo de fluctuación de la moneda. Pero, además, este riesgo de fluctuación de la moneda no incide exclusivamente en que el importe en euros de la cuota de amortización periódica, comprensiva de capital e intereses, pueda variar al alza si la divisa elegida se aprecia frente al euro. El empleo de una divisa como el yen o el franco suizo no es solo una referencia para fijar el importe en euros de cada cuota de amortización, de modo que si esa divisa se deprecia, el importe en euros será menor, y si se aprecia, será mayor.

El tipo de cambio de la divisa elegida se aplica, además de para el importe en euros de las cuotas periódicas, para fijar el importe en euros del capital pendiente de amortización, de modo que la fluctuación de la divisa supone un recálculo constante del capital prestado. Ello determina que pese a haber ido abonando las cuotas de amortización periódica, comprensivas de amortización del capital prestado y de pago de los intereses devengados desde la anterior amortización, puede ocurrir que pasados varios años, si la divisa se ha apreciado frente al euro, el prestatario no solo tenga que pagar cuotas de mayor importe en euros sino que además adeude al prestamista un capital en euros mayor que el que le fue entregado al concertar el préstamo.”

En muchos casos casos, los clientes que tienen contratatada una hipoteca multidivisa han visto como su cuota mensual ha tenido variaciones que en muchos casos ha hecho que hayan tenido que pagar más en su mensualidad.

Además de esta cuestión, el capital pendiente de amortizar se ha incrementado, y el dinero que se ha abonado para la hipoteca apenas se ha amortizado.

Si firmaste una hipoteca multidivisa y estás pagando tu hipoteca con yenes o francos suizos la solución posible es la reclamación por vía judicial instando su nulidad, y el reembolso de las cantidades pagadas indebidamente.

Para ello, necesitamos la siguiente documentación:

-copia simple de la escritura de préstamo hipotecario.

-cuadro de amortización con expresión del tipo de interés aplicado en cada anualidad.

Si dispones de ello, también es importante que recopiles:

– Oferta vinculante, firmada para la concesión de la hipoteca con la entidad bancaria,

-Publicidad (folletos informativos) y documentos que te facilitó el banco antes de contratar la hipoteca.

-Comunicaciones escritas que hayas tenido con el banco.

Para cualquier consulta o reclamación puedes contactar con nuestra organización enviándonos un correo a la dirección: Málaga@fed-alandalus.es o llamándonos al teléfono: 952 21 35 40.