La Asociación de Consumidores y Amas de Casa, Al-Andalus Málaga ha detectado un incremento de consultas y quejas contra empresas que asedian a personas de tercera edad en sus domicilios para conseguir mediante técnicas agresivas de venta que suscriban un contrato de compraventa.

Casuística:

Generalmente las víctimas son personas de avanzada edad que viven solas, y que reciben la visita de comerciales de estas empresas, los cuales empleando técnicas agresivas de venta los engatusan con el único fin de que firmen un contrato de compra, facilitando el número de cuenta corriente para la domiciliación periódica de las cuotas mensuales ofreciéndoles a cambio productos que ni tan siquiera van a utilizar y una serie de “regalos”, que en realidad están pagando con creces con la firma de estos contratos.

A posteriori, cuando se marchan, la víctima intenta contactar telefónicamente con la empresa para revocar el contrato, pero vuelven a embaucarle, sin informarle en ningún momento de que si ejercita su derecho de desistimiento, podrá dejar sin efecto el contrato firmado inicialmente, siempre que lo haga dentro del plazo que establece la ley para este tipo de ventas fuera de establecimiento mercantil.

Ni que decir tiene que en muchos casos, no se le ha entregado al consumidor el documento de revocación, para que pueda hacer valer su derecho de desistimiento.

Todo ello además infringe lo previsto en el artículo 69 del R.D 1/2007 de 16 de noviembre, que aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios, que obliga al empresario en este tipo de ventas a informar al consumidor  por escrito en el documento contractual, de manera clara, comprensible y precisa, del derecho de desistir del contrato y de los requisitos y consecuencias de su ejercicio.

Asimismo en este tipo de ventas, ha de entregarse al consumidor un documento de desistimiento, identificado claramente como tal, que exprese el nombre y dirección de la persona a quien debe enviarse y los datos de identificación del contrato y de los contratantes a que se refiere. Deber que raramente se cumple por las empresas que se dedican a este tipo de ventas.

 

Recomendaciones:

Desde la Asociación de Consumidores AL-ANDALUS Málaga les damos una serie de recomendaciones para evitar ser víctima de estos fraudes:

1ª) Evitar que la persona mayor y/o que padece alguna enfermedad que vive sola durante determinadas horas del día disponga de dinero en efectivo, o en todo caso que algún vecino de confianza o familiar disponga de dinero para alguna emergencia.

2ª) En el supuesto de que la persona note una presión excesiva, llamadas telefónicas insistentes, etc,  pulsar el BOTON DE TELEASISTENCIA o llamar a la policía.

3ª) No está obligado a tomar decisiones inmediatamente. Reflexionemos si la compra nos interesa.

4ª) Exijamos folleto publicitario de la “oferta”.

Tengamos presente que la publicidad es vinculante y forma parte del contrato. En la misma ha de constar: los datos de la empresa, tales como domicilio social, teléfono de contacto, CIF, características del producto,  la forma y condiciones de pago, los gastos y plazo de envío.

CON ESA PUBLICIDAD Y ANTES DE FIRMAR CONTRATO ALGUNO, ES FUNDAMENTAL QUE NOS ASESOREMOS DE CUALES SON NUESTROS DERECHOS

5ª) Pidamos una copia de todos los documentos que firmemos, y fijémonos especialmente en la constancia de los datos de la empresa y la fecha de firma del contrato para hacer valer en caso de ser necesario, nuestro derecho de desistimiento.

6º)Derecho de desistimiento en el plazo de 14 días naturales.

Aunque no hay una forma concreta es aconsejable devolver el documento de desistimiento formalizado, debiéndonos asegurarnos de que la empresa lo ha recepcionado, mediante telegrama o burofax con acuse de recibo y certificación del contenido.

Para cualquier consulta o reclamación, puedes acudir a nosotros llamándonos al teléfono 952 21 35 40 a enviándonos un correo electrónico a la dirección: malaga@fed-alandalus.es