Los bancos no pueden obligarnos a contratar un seguro cuando vende otros productos bancarios, como una hipoteca. Esto es algo que es desconocido por muchos consumidores, que dan por hecho, que la firma del préstamo lleva aparejada la contratación de seguro de vida, seguro de hogar, seguro de coche, etc con la entidad bancaria con la que firma.

Es totalmente abusivo vincular un seguro con el banco a la firma del contrato hipotecario.

Sin embargo, la realidad es que lo seguros están presentes en toda la oferta hipotecaria. Una gran parte de las escrituras incluyen en sus cláusulas estipulaciones que condicionan que el consumidor pueda beneficiarse del diferencial ofertado a la domiciliación de nóminas, tarjetas de crédito, y por supuesto seguros.

Lo primero que hay que saber es que cuando el empleado de banco nos dice que “los seguros son obligatorios”, se refiere a que es obligatorio contratarlos si queremos que el banco nos apruebe la hipoteca. Cosa muy distinta a que sean obligatorios por ley.

De hecho, legalmente no hay ningún seguro obligatorio que deba contratar el cliente, ni el de hogar o incendios.

Incluso la Dirección General de Seguros se ha pronunciado sobre esta cuestión:

“… cabe concluir que la legislación vigente no impone con carácter general y de forma directa al deudor de un préstamo hipotecario la obligación de contratar seguros sobre el inmueble hipotecado. La normativa reguladora del mercado hipotecario establece determinados requisitos para que las entidades financieras puedan emitir títulos en el citado mercado. Por tanto, si una entidad de crédito desea emitir cédulas o bonos hipotecarios con base en los préstamos con garantía hipotecaria concedidos a propietarios de inmuebles hipotecados puede condicionar la concesión del préstamo a que el deudor se comprometa a suscribir un seguro de daños para el citado inmueble, pero, en todo caso, la obligación para el deudor tendrá siempre carácter contractual y no legal.”

Y es que, jurídicamente hablando, un seguro de vida vinculado a un préstamo hipotecario, ostenta la naturaleza de producto vinculado.

Desde este punto de vista, es destacable la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de trasparencia y protección al cliente de servicios bancarios, cuyo artículo 12 determina que las entidades de crédito que comercialicen servicios bancarios vinculados a la contratación de otro servicio, financiero o no, deberán informar al cliente, de manera expresa y comprensible, sobre la posibilidad o no de contratar cada servicio de manera independiente y en qué condiciones.

De hecho el texto de la nueva Ley Hipotecaria que se perfila por el Gobierno, que traspone la Directiva 2014/17/, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de febrero incluye entre las prohibiciones que los bancos vinculen seguros de vida o de hogar a las hipotecas, salvo en aquellos casos que resulten probado que benefician al consumidor, o excepciones aprobadas por el Banco de España.

Si tienes cualquier consulta o reclamación envíanos un correo a la dirección: malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40.