Recibir las facturas -ya sean de luz, gas agua, electricidad o de los servicios ofrecidos por las telecos en formato papel es un derecho del usuario.

De hecho el artículo 63 de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios,  aprobada por el Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre,prohíbe el cobro de recargos por envío  de facturas en papel y exige el consentimiento expreso del consumidor para la recepción en formato electrónico.

A mayor abundamiento la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) se ha pronunciado recientemente. Declara ilícita y abusiva la emisión y entrega por defecto de facturas en formato electrónico, una práctica que cada vez se repite más entre algunas empresas suministradoras, siendo el consumidor el que a posteriori tiene que contactar con las mismas solicitando el envío en papel.

El informe de la autoridad de Consumo afecta a todos los contratos de servicios y suministros de tracto sucesivo (por ejemplo: agua, gas, electricidad y telecomunicaciones) con independencia de que la contratación se realice de forma presencial, a distancia, o incluso de forma electrónica.

Para más inri con frecuencia se incluyen condiciones que presuponen la aceptación de la factura electrónica sin que el usuario sepa que está aceptando este medio de notificación.

Por ello, desde AL-ANDALUS MALAGA aconsejamos si están recibiendo las facturas en formato electrónico, que se dirijan a la empresa en cuestión solicitando el envío de la factura en papel. En el caso de que se nieguen a hacerlo pueden contactar con nosotros en el teléfono 952 21 35 40, así como en la dirección de correo electrónico: malaga@fed-alandalus.es.