Gran parte de los problemas que padece el planeta se debe a la producción y consumo de energía, pero es evidente que todos tenemos derecho a consumir energía suficiente para alcanzar una mínima calidad de vida.

Se hace necesario ajustar el consumo a un nivel sostenible en el tiempo y buscar recursos renovables que aseguren el suministro de energía sin comprometer los recursos naturales para las generaciones venideras.

En nuestras casas consumimos energía, agua, productos tóxicos que pueden o no ser respetuosos con el equilibrio ecológico y ademas generamos residuos.

Pequeños gestos cotidianos, por sencillos que parezcan, pueden marcar la diferencia entre un consumo responsable y sostenible y uno que no respeta el medio ambiente. 

Desde que apagas el despertador cada mañana hasta el final del día la vida está plagada de rutinas que se repiten un día tras otro.
Comer, comprar, encender la luz, cerrar un grifo, lavarte los dientes… Hay muchas más acciones de las que nos imaginas, y todas ellas tienen un impacto en el mundo que nos rodea, pero ¿y si intentamos hacerlas de forma más sostenible?.

Por ello, podemos contribuir a un consumo sostenible adoptando las siguientes pautas:

-No malgastes el agua. El tiempo recomendado por la OMS para una ducha es de cinco minutos.

-Instala cisternas inteligentes con doble pulsador.Podrás ahorrar hasta seis litros en cada uso.

-Si aislas de forma adecuada tu vivienda, evitaras el consumo innecesario de energía. También puedes instalar doble ventana.

-Aprovecha la luz del día al máximo, y apaga las luces antes de salir de una habitación.

-Utiliza lamparas de baja potencia y cercanas para leer. Las indirectas necesitan mayor potencia y desperdician mucha energía.

– Sustituye las bombillas normales por otras de bajo consumo.

-Instala un termoestato en la calefacción y regúlalo para una temperatura de 21ºC.

-Si revisas el estado de la caldera, conseguirás aumentar su duración y eficiencia.

-Instala toldos y cierra ventanas y baja persianas en las horas de más calor.

-Si tapas ollas,cacerolas y sartenes conseguirás ahorrar un 25% de energía.

-Ten en cuenta el etiquetado energético a la hora de comprar un electrodoméstico.

-Apaga los electrodomésticos (TV, equipo de música, etc), que no vayas a usar.

-Usa programas cortos en la lavadora y elige el programa más económico en el lavavajillas (emplea energía, agua y temperatura adecuadas).

Esta campaña se realiza en colaboración con el Excmo Ayuntamiento de Málaga.