Es una cláusula de devengo de intereses ordinarios que emplea como base para su cálculo el año comercial de 360 días, de forma que los prestatarios pagan más intereses de los que le corresponderían porque al usar la base de 360 días para a posteriori multiplicarlo por un año compuesto por 365 días, se genera un diferencial a favor de la entidad bancaria.

Esta cláusula inserta en los contratos de adhesión en los que se vehiculan los préstamos hipotecarios es una condición general de la contratación, que no ha sido negociada con el prestatario, sino impuesta y prerredactada por la entidad prestamista. Además, se incluye en el contrato en el que más invertirá un consumidor en toda su vida.

Dicha estipulación contraviene lo previsto en el apartado 1 del artículo 82 TRLGCU que se centra en las cláusulas abusivas, y que establece que lo serán las estipulaciones no negociadas individualmente y todas aquéllas prácticas no consentidas expresamente que, en contra de las exigencias de la buena fe causen, en perjuicio del consumidor y usuario, un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato.

Pero además el artículo. 87. 5 del mismo texto legal, concluye que son cláusulas abusivas las que determinen la falta de reciprocidad en el contrato, contraria a la buena fe, en perjuicio del consumidor y usuario y, en particular:

Las estipulaciones que prevean el redondeo al alza en el tiempo consumido o en el precio de los bienes o servicios o cualquier otra estipulación que prevea el cobro por productos o servicios no efectivamente usados o consumidos de manera efectiva”.

No cabe duda de que la cláusula de devengo 360, supone en la práctica un redondeo al alza que solo repercute negativamente en el prestatario.

Ya recientemente la Audiencia Provincial de Málaga se ha pronunciado en este sentido, y fundamentándose en la Sentencia del TJCE/TJUC, Sala Primera, de 26 de enero de 2017, da la razón al titular de una hipoteca en un préstamo de Unicaja, considerando que el método de cálculo 365/360 incurre en desequilibrio para el prestatario, ya que al considerar 360 días, cada año no se cobra el tipo de interés pactado, sino ese tipo más los de 5días adicionales, o seis en caso de que sea un año bisiesto, lo que supone que el tipo de interés realmente aplicado es superior al pactado en beneficio de la entidad bancaria.

Si tienes cualquier consulta sobre este tema envianos un correo a la dirección malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40, y revisaremos tu escritura de préstamo.