Una sentencia pionera del Tribunal Supremo (TS) abre la puerta a nuevas demandas contra las entidades bancarias por las controvertidas clausulas suelo.

Esta semana hemos tenido conocimiento de una nueva resolución del  Tribunal Supremo  que anula cláusula suelo de una hipoteca  cuyas condiciones fueron revisadas por la prestataria y el banco años después por una novación.

Si bien es verdad que en esa negociación, la clienta aceptó expresamente la cláusula, el Alto Tribunal considera que se mantuvo el «déficit de información», por lo que revocó un fallo de la Audiencia de Sevilla que 2014 daba la razón al banco.

Evidentemente, la sentencia sienta un precedente para las cláusulas suelo abriendo una nueva vía para aquellos consumidores que aún no se decidieron a demandar judicialmente a su banco, al haber firmado con posterioridad una novación que modificaba las condiciones de sus préstamos.

La clave está en el déficit de información en las cláusulas suelo, ya que el Tribunal Supremo considera que  ni en la primera hipoteca ni en la novación firmada a posteriori  se contempló por parte del banco un «plus de información y tratamiento principal de la cláusula suelo que permitía a la clienta adoptar su decisión con pleno conocimiento de la carga económica y jurídica que comportaba dicha cláusula«.

La sentencia, del 15 de junio y a la que ha tenido acceso Efe, revoca así un fallo de la Audiencia de Sevilla que en octubre de 2014 dio la razón al Banco Popular cuando recurrió el fallo inicial del juzgado mercantil número 1 de Sevilla, que en septiembre de 2014 había resuelto a favor de la demandante y anulado la cláusula suelo del préstamo por falta de transparencia.

Según la sentencia del TS, difundida por Efe, la entidad siempre mantuvo un «déficit de información, que no queda suplido por la merca lectura de la escritura o por la claridad gramatical que pueda resultar de la redacción de la cláusula suelo».

Si aún no has reclamado recopila tu escritura de préstamo hipotecario inicial, la escritura de novación firmada a posteriori y tu último recibo del préstamo, y acude a nosotros para que podamos revisar tu documentación.

Para ello puedes enviarnos un correo electrónico a la dirección: malaga@fed-alandalus.es o llamarnos al teléfono 952 21  35 40.