Las principales quejas de los consumidores se centran en la negativa a rescindir el contrato, la publicidad engañosa, así como la demora en el entrega del material didáctico.

En el caso de que nos decidamos a suscribir un contrato con una academia de formación no oficial es esencial, que nos faciliten con anterioridad toda la información oportuna. Además debemos conocer nuestros derechos, así como las opciones de financiación del precio total del curso.

Los centros de enseñanza privada tienen la obligación de aportar información clara y veraz (al menos en castellano y en un tamaño de letra fácilmente legible cuando se trate de información por escrito) sobre la validez académica de las enseñanzas que imparten, así como si está reconocida y/o autorizada por la Administración pública. Esta claridad se hace extensiva a los títulos o certificados que se expidan.

Es fundamental que nos informemos debidamente antes de firmar el contrato de lo siguiente:

1.- Si el centro está autorizado (o no) por la Consejería de Educación o por otra Administración Pública.

2.- Si el centro cuenta (o no) con validez académica o profesional de las enseñanzas impartidas.

3.- Folletos  informativos de cada curso y/o el lugar donde los usuarios pueden consultarla.

4.- Información sobre la denominación, dirección y localización del centro y datos de la persona física o jurídicamente responsable del centro en cuestión.
5.- Hojas de Quejas y Reclamaciones a disposición del usuario que la solicite.

-¿Que información ha de constar en los folletos?

En cuanto a la publicidad, debemos vigilar que consten los siguientes datos:

– Nombre del curso

– Duración, horarios y contenidos del curso

– Clase de diploma, especificando si los títulos son propios  y por tanto no tienen validez académica o profesional

– En caso de que el título sea válido para puntuación en bolsas de trabajo, debe especificar la cuantía, baremo y condiciones, indicando, además, la existencia, en caso de existir, de convenio con alguna entidad o empresa

-Precio del curso, incluidos todos los conceptos

-Denominación, dirección y localización del centro y  Nombre de la persona física o jurídica responsable.

Junto con el contrato ha de hacerse entrega del folleto, siendo vinculante el contenido del mismo.

Si la contratación se efectuá a distancia, ya sea por teléfono o vía internet, el usuario dispone de un plazo de catorce días naturales para ejercer su derecho de desistimiento, sin alegar causa alguna, tal y como se refiere en el artículo 71 del Real Decreto 1/2007, de 16 de noviembre, que aprueba el Texto Refundido de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios. El ejercicio del derecho de desistimiento también supondrá la resolución del crédito vinculado sin penalización alguna, para el caso de que el consumidor haya financiado el curso.

Por lo que respecta a la financiación del curso, NUNCA la academia puede obligarnos a financiar el importe del mismo con una determinada entidad financiera, de conformidad con lo establecido en el artículo 26.1 de la Ley 16/2011, de 24 de Junio de 2011, de Contratos de Crédito al Consumo.

Hemos de tener en cuenta que si la academia incumple el contrato de formación dejando de prestar el servicio, el contrato de financiación será igualmente ineficaz.

Para cualquier consulta o reclamación puedes acudir a nosotros.
Llámanos y asesórate y defiendete. Teléfono: 952 21 35 40 y
dirección de correo electrónico: malaga@fed-alandalus.es