Cuando buscamos un teléfono de segunda mano son muchas las cuestiones que tenemos en cuenta. La principal siempre será el precio de compra, pero también estudiaremos cual es el estado en caso de que haya sido usado y, por supuesto, las características del terminal.

Pero también deberíamos tener cuidado con la posibilidad de que estemos a punto de comprar un terminal robado. Comprar un teléfono móvil por internet o en una tienda física cada vez es más frecuente. Sin embargo, hay que tener cuidado con lo que cada uno compra.

Si tras adquirir tu smartphone y meter tu tarjeta sim presenta problemas de cobertura, o aparece un mensaje de “sin servicio” en la parte superior de la pantalla, lo más probable es que te hayan engañado y te hayan vendido un terminal robado o bloqueado por la compañía al dueño anterior.

Para saber si nuestro móvil está bloqueado para ello debemos probar el Código IMEI del teléfono, que es un código de 15 números que identifica al terminal en cuestión.

Además estos carácteres se transmiten cada vez que el terminal se conecta a las redes para efectuar alguna llamada o alguna operación. Si el IMEI está bloqueado no se pueden recibir ni efectuar llamadas.

Pero, ¿Cómo saber si tu smartphone está bloqueado?.

El teléfono más fácil de comprobar si ha sido robado es el iPhone. La misma Apple tiene una herramienta online en la que introduciendo el IMEI y número de serie del teléfono nos dice si está bloqueado.

Con ella no hay más que pedir al vendedor del iPhone el IMEI y número de serie, no tendría porque mostrar oposición a ello, para verificar su estado.

Por norma general todo aquel que ha sufrido el robo de un iPhone lo bloquea remotamente, por lo que si al comprobar el estado del terminal éste aparece bloqueado deberíamos sospechar.

Si el vendedor es su legítimo dueño no tendría porque tener problemas para desbloquearlo, pero si no es así es muy probable que estemos frente a un terminal robado.

Si el teléfono que vamos a comprar no es un iPhone tenemos pocas opciones para comprobar si el terminal ha sido robado.

En primer lugar insertemos la SIM en el teléfono. Una vez desbloqueada, probemos a realizar una llamada con el terminal. Si no podemos, y comunica, y una locución nos informa que tenemos las llamadas restringidas, se deberá a que el Código IMEI del teléfono está bloqueado.

Otra opción es verificar el Código IMEI del teléfono que suele estar grabado bajo la batería del teléfono, si es que lo puedes abrir.

Otra opción es que esté en la zona de inserción de la tarjeta SIM, pero siempre aparecerá en la caja original del ‘smartphone’.

En el caso de que tu IMEI esté bloqueado ponte en contacto con tu operadora para ver si hay algún modo de que te lo desbloquee. Si el terminal estuviera intervenido por impago, deberás negociar con la teleoperadora acreditando que ya no tiene el mismo propietario.

Antes de comprar cualquier teléfono de segunda mano, pide al vendedor que te facilite este código de 15 dígitos para comprobar el estado del terminal y ahorrarte disgustos posteriores.

Además de las comprobaciones que hemos mencionado en el anterior apartado debemos aplicar la lógica común antes de comprar un teléfono. Deberíamos sospechar de los precios muy por debajo de lo que se paga en el mercado de segunda mano.

Es cierto que en ocasiones los teléfonos en venta pueden proceder de sorteos o regalos y que el vendedor no cuente con factura. pero deberíamos evitar comprar un teléfono sin factura de compra.

Para cualquier consulta o reclamación puedes enviarnos un correo a la dirección: malaga@fed-alandalus.es o llamarnos al teléfono 952 21 35 40.