Jugar con la ausencia de comisiones como gancho para captar clientes es una estrategia muy asentada entre los bancos. La mayoría de las entidades publicitan por todo lo alto sus cuentas sin comisiones, que prometen acabar con los gastos asociados a la operativa habitual.

Sin embargo, muchos bancos que se anuncian como ‘sin comisiones’ no prescinden de los cobros a cuenta de transferencias internacionales, pagos con tarjeta en el extranjero, descubiertos,etc.

En los últimos años, es bastante común que los bancos ofrezcan cuentas bancarias para clientes que no tienen nómina o que, simplemente, no quieren cambiarse de entidad.

Suelen ser cuentas ‘sin comisiones’, en las que el mantenimiento es gratuito puesto que permiten realizar la mayor parte de operativa bancaria sin costes.

Las cuentas sin comisiones están exentas de los gastos más habituales. Hablamos de las comisiones de mantenimiento y de administración,  y de los cargos por transferencias.

Sin embargo, este tipo de cuentas sí acostumbran a incorporar otros costes a los que no se hace referencia en la publicidad, como las comisiones por descubiertos, los gastos por el envío de correspondencia, las comisiones por cambio de divisas o por sacar dinero desde un cajero ajeno a la entidad.

De ahí la importancia de leer atentamente la letra pequeña para conocer qué servicios son gratis y cuáles no.

La clave está en los requisitos que piden para que la cuenta sea “gratuita” para el usuario.

Los argucias más comunes de las entidades bancarias son:

1.Tarjetas gratis, pero solo el primer año.

Son muchos los bancos que publicitan sus tarjetas gratis. Sin embargo, no todos mantienen la gratuidad de los “plásticos” pasado un año desde su concesión. Algunas entidades cobran una comisión de mantenimiento anual de alrededor de 20 euros por la tarjeta de débito y de 30 o 40 euros por la de crédito a partir del primer año. Otras exigen un gasto mínimo anual para que sean gratis.

Lo ideal es contratar una cuenta que incorpore las tarjetas gratis año tras año, sin requisitos mínimos.

2.Transferencias sin coste pero solo por internet.

La operativa online ha venido para quedarse. Ahora, muchas entidades solo ofrecen las transferencias gratis si se realizan a través del cajero, del móvil o de Internet. En cambio, si se ordenan en una oficina, hay que pagar por ellas. Esta información puede encontrarse en la información precontractual de la cuenta, en el contrato y en las tarifas publicitadas en la web.

3.Correspondencia gratis, pero solo la virtual.

La mayoría de los bancos cobran a sus clientes por el envío de la correspondencia postal, salvo por los comunicados obligatorios que deben enviar.

Este gasto se puede evitar notificando a la entidad que activen la correspondencia online y dejen de enviar notificaciones a nuestro domicilio.

Entre las comisiones “ocultas” más habituales están las comisiones por el uso de la tarjeta en el extranjero, y si viajamos a paises con divisa distinta al Euro.

En este supuesto, salvo excepciones, tanto si se retira dinero del cajero como si se paga con tarjeta, la entidad bancaria penaliza por el tipo de cambio.

Por ello, si viajamos al extranjero este verano, tengamos en cuenta:

1.Comprobemos la comisiones por utilización fuera de la zona euro de nuestras tarjetas de crédito y débito.

2.Entérate también de lo que te cobran por sacar dinero en el extranjero

3.Haz números, un cálculo aproximado de lo que vas a gastar y asegúrate de que el límite de la tarjeta es suficiente. Si lo necesitas, estás a tiempo de solicitar a tu banco que amplíe el límite de crédito para no agotar el saldo durante las vacaciones.

4. Anotemos antes de viajar el numero para contactar con el Departamento de Atención al Cliente en caso de alguna incidencia.

Las entidades disponen de números de teléfono gratuitos para llamar desde el extranjero y anular la tarjeta en caso de robo o pérdida.

Para cualquier consulta o reclamación envíanos un correo a la dirección: malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40.