No son pocos los alojamientos que exigen al huésped para poder reservar una habitación la numeración de su tarjeta –no sirve una de débito– con la que asegurarse el pago y responder económicamente si, por ejemplo, se consume algún ‘snack’ o bebida del minibar.
Es muy importante leer bien las condiciones, e intentar negociar. Para el caso de que se trate de un rent a car, es conveniente mirar bien el coche antes de firmar el contrato. Si encuentras algún desperfecto, debe hacerse constar para que no puedan responsabilizar al cliente.
A la hora de entregar el vehículo, mejor hacerlo a un empleado y evitar la entrega de las llaves a través de un buzón, ya que así pueden revisarse los posibles daños o el estado del depósito de gasolina en su presencia.
Si se trata de una reserva hotelera, podemos pedir que vacíen el minibar si no vamos a consumir ninguna bebida.

Importante: Si se hace un cargo en su tarjeta por un servicio o desperfecto que consideramos que no hemos realizado o no es nuestra responsabilidad, debemos guardar el justificante del cobro y poner una reclamación a la empresa.
Si en diez días no nos contestan o la respuesta no es satisfactoria, podemos dirigirnos a un organismo de consumo. De forma paralela, podemos ir a su entidad bancaria para que devuelvan ese recibo y bloquear posteriores pagos a esa empresa.
No está de más comprobar si la empresa está adherida al sistema arbitral de consumo (la Junta de Andalucía cuenta con una sección de Arbitraje Turístico).
Si piensas que han vulnerado tus derechos, ponte en contacto con nosotros y reclama. Teléfono: 952 21 35 40. Correo electrónico: malaga@fed-alandalus.es