Si estás pensando empezar un tratamiento dental es aconsejable que solicites en primer lugar un diagnóstico, pronóstico y presupuesto detallado del tratamiento por escrito, en el que se incluyan los impuestos y los gastos adicionales que han de abonarse, por ejemplo, radiografías.

Debes tener en cuenta que toda información que figure en el folleto publicitario que nos entreguen ha de cumplirse.

Es importante que exijamos factura detallada, firmada y sellada con el desglose de todos los trabajos realizados.

Además es esencial que pidamos nuestro historial médico, y lo conservemos, para poder reclamar en su caso.

Sigue estos consejos y no tengas problemas:

  • No firmes algo que no entiendas. Con la firma se puede estar autorizando la ejecución de tratamiento contrarios a la voluntad del interesado.

  • Exije factura de cada pago, si abonas el tratamiento de forma fraccionada.

  • No es recomendable pagar el 100 % del tratamiento por adelantado.

  • Ojo con las garantias de por vida que anuncian algunas franquicias. No suelen ser reales.

  • Si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo puedes formular una solicitud de arbitraje. Para ello puedes acudir a nosotros y te ayudaremos.

Por lo que respecta a la financiación del tratamiento, a veces genera graves conflictos cuando la clinica desaparece o quiebra, por ello, es mucho más aconsejable pactar efectuar el pago por cuotas graduales a la clínica mientras dure el tratamiento.

Si lo hacemos en efectivo, exijamos un recibo por la cantidad abonada en cada momento, o través de nuestra entidad bancaria.

Otra opción recomendable es pactar con la clínica abonar una cantidad al inicio y y el resto al finalizar el tratamiento, ello garantiza que la otra parte tenga interes en finalizar el servicio.

Nunca paguemos por adelantado todo el tratamiento, ya que a lo largo del mismo pueden surgir imprevistos, situaciones desemboquen en la no conclusión del tratamiento o mala ejecución, por el cierre del establecimiento, cambio del profesional, mala práxis, etc.

Tampoco es aconsejable financiar con nuestro banco la cantidad a abonar o con una financiera, ya que, la clínica recibe el dinero por adelantado, y ante situaciones como las expuestas, tendremos que reclamar para exigir lo abonado.

Además, a veces nos engatusan con condiciones tentadoras (sin comisiones ni gastos, por ejemplo), pero la mayoria de los casos el paciente no suele leer la letra pequeña, quedando totalmente desprotegido, siendo las reclamaciones más frecuentes aquellas en las que la franquicia o la clínica ha cerrado inesperadamente, y deja el tratamiento a medias, surge una complicación en el proceso ya sea por mala práxis o por causa fortuita.

Si tienes alguna consulta o reclamación envíanos un correo a la dirección: malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40.