En los últimos años el cobro de comisiones bancarias se ha triplicado con respecto a años anteriores. De hecho pagamos las comisiones más caras de una Unión Europea por las tarjetas.

Sin embargo debemos tener presente que el cobro de comisiones por las entidades bancarias a sus clientes está debidamente regulado en la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de Transparencia y Protección del Cliente de Servicios Bancarios.

Dicha norma establece los requisitos que deben cumplirse para el cobro de Comisiones.

Evidentemente sólo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios previamente solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos. Sin embargo, la picaresca sigue existiendo. De hecho suele ser frecuente que algunas entidades bancarias nos carguen en cuenta el importe de una tarjeta bancaria que enviaron a nuestro domicilio y ni solicitamos ni usamos.

Las entidades de crédito deberán poner a disposición de los clientes, debidamente actualizadas, las comisiones habitualmente percibidas por los servicios que prestan con mayor frecuencia, así como los gastos repercutidos en dichos servicios, todo ello en un formato unificado, y determinado por el Banco de España.

Esta información además ha de incluir:

-la comparación entre entidades,

– los conceptos que devengan comisión,

-la periodicidad con que se aplican,

– el importe de las mismas de manera desagregada por periodo en que se apliquen.

Pero además esta información ha de estar disponible en todos los establecimientos comerciales de las entidades de crédito, en sus web y en la página electrónica del Banco de España, debiendo estar a disposición de los clientes, en cualquier momento y gratuitamente.

¿Y SI SE PRESTA A TRAVES DE UN MEDIO DE COMUNICACIÓN A DISTANCIA O DE UN CAJERO AUTOMATICO?.

En ese caso se deberá indicar, mediante un mensaje claro, perfectamente perceptible y gratuito, la comisión aplicable por cualquier concepto y los gastos a repercutir.

Pero además, una vez facilitada dicha información, se ofrecerá al cliente, de forma igualmente gratuita, la posibilidad de desistir de la operación solicitada.

Cuando el servicio bancario vaya a ser prestado a través de un cajero automático o de un dispositivo similar y la entidad emisora del medio de pago sea diferente de la titular de aquel, se podrá sustituir la información prevista en el párrafo anterior por el valor máximo de la comisión y demás gastos adicionales a que pueda quedar sujeta la operación solicitada.

En este supuesto, deberá informarse de que el importe finalmente cargado podrá ser inferior, dependiendo, en su caso, de las condiciones estipuladas en el contrato celebrado entre el cliente y la entidad emisora del medio de pago.

En caso de que nos cobren alguna comisión sin seguir las prescripciones expuestas, debemos seguir los siguientes pasos:

1º Reclamación al Defensor del Cliente o al Servicio de Atención al Cliente de la entidad bancaria.

Si transcurren dos meses desde la reclamación y no hay contestación o la contestación no es satisfactoria, puede formularse reclamación ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

Si quieres reclamar acude a nosotros y te atenderemos en el teléfono 952 21 35 40 y dirección de correo electrónico: malaga@fed-alandalus.es