El repentino cierre de muchas clínicas dentales en los últimos años ha dejado en situación de desprotección a las personas consumidoras, ya que en muchos casos cuando se produce el cierre el servicio o no ha empezado o no ha finalizado.

En numerosas ocasiones, los consumidores optan por financiar estos tratamientos mediante créditos al consumo vinculados o bien adelantar el pago de algunas intervenciones, lo que produce que, ante el cierre y con el tratamiento interrumpido, haya que recuperar ese dinero invertido.

Por ello, desde Consumidores AL- ANDALUS MALAGA os damos las claves sobre las medidas que pueden ejercer las personas consumidoras para la defensa de sus derechos:

En primer lugar como personas consumidoras afectadas es conveniente remitir un burofax con acuse de recibo, dirigiéndose a la central si el establecimiento ha cerrado.

Ha de recopilarse y conservarse toda la documentación relacionada con la contratación del servicio: publicidad, diagnóstico, presupuesto, historial médico completo, contrato, facturas, etc.

En cualquier otro caso, varios son los supuestos que pueden plantearse cuando cierra una clínica y tienes un tratamiento contratado y no finalizado:

1- Si has pagado al contado la totalidad o parte del importe de su tratamiento y no es posible contactar con la empresa de ninguna manera, no se recibe respuesta en un plazo razonable o la respuesta no es satisfactoria, puedes:

-Formular una reclamación ante los organismos de consumo que intentarán una intermediación con la empresa a fin de alcanzar una solución voluntaria.

-Personarte como acreedor en el procedimiento concursal para recuperar el dinero invertido sin obtener el servicio.

Recuerda que si el importe total del tratamiento o de la parte proporcional cuya devolución corresponda no excede de 2.000 , la presentación de la demanda no requiere de abogado ni procurador.

2-Si has suscrito con una entidad un contrato de financiación vinculado, insta ante la misma la anulación del contrato de financiación por incumplimiento (no te han prestado el servicio completo)

Estos contratos constituyen una unidad, y por tanto, el incumplimiento del contrato de servicios conlleva la resolución del contrato de préstamo. Es importante enviar una carta a la financiera, de manera fehaciente, manifestando que la interrupción del servicio provoca que se cancelen sus obligaciones contractuales.

Si no atienden la solicitud, formula en primer lugar, una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente de la propia entidad de crédito. Si la intermediación no es satisfactoria, queda abierta la vía judicial.

Para efectuar todos estos trámites puedes dirigirte a nuestro gabinete jurídico, donde te guiaremos en todos los pasos y te gestionaremos la reclamación, efectuando una intermediación.

En caso de que necesites acudir a nosotros puedes enviarnos un correo a la dirección malaga@fed-alandalus.es o llamarnos al teléfono 952 21 35 40.