¿Has llegado a preguntarte si compras solo lo que necesitas realmente?.Las grandes industrias fabrican en muy poco tiempo una gran cantidad de productos, Y necesitan que mucha gente compre. Y ¿cómo logran esto?: a través de la publicidad.

En todas partes, y a cada momento, estás expuesto a algún reclamo publicitario. En televisión o Internet, en la calle, en reuniones profesionales o sociales, etc.

Los especialistas en marketing sí que saben de psicología; por ello, tienes que saber que cada anuncio publicitario esta diseñado para atraparte. No te dejes llevar demasiado por el marketing de ninguna marca. Piensa antes de comprar.

Por ello, desde Consumidores Al-Andalus Málaga a través de estas pautas queremos ayudarte a analizar tus hábitos de consumo y a mejorarlos:

1. Lleva un registro de consumo diario. Aunque al principio te cueste, registra qué compras, la calidad de los productos, cuántas veces los usas, tiempo de uso, motivo por el que los compraste.

2.Antes de comprar un producto, piensa un poco; especialmente si es muy costoso. Hazte, previamente, algunas preguntas de rigor.¿Realmente lo necesitas?¿Para qué lo necesitas? ¿Lograrás los resultados esperados o los prometidos? ¿Por cuánto tiempo lo usarás y con cuánta frecuencia?.

3.Cuando adquieras un producto que sabes que no es esencial para ti, piensa en otro que necesites más. Establece prioridades en tus compras (para ti o para tu hogar) y cíñete a ellas.

4.Al observar la publicidad de un producto reflexiona sobre su uso, duración, y sobre otras opciones más económicas y con menos impacto negativo a la naturaleza. No te quedes solo con lo agradable de las imágenes.

5. Infórmate sobre los procesos de producción de los productos que sueles comprar. Algunas veces dicho proceso involucra un gran consumo de los recursos naturales y graves problemas de contaminación.

6.Lee los ingredientes de cualquier alimento que consumas; Reflexiona si no existe una alternativa más natural y beneficiosa para tu salud. ¡Nunca bajes la guardia!

7. Siempre ten presente que cuando consumes en exceso, estás aumentando los gastos en tu hogar, y disminuyendo tu cuenta bancaria.

8.No te dejes llevar por la fama de una marca. No siempre la que tiene el mejor marketing, es la mejor opción.

9.Acostúmbrate a utilizar productos de mayor durabilidad o con mayor número de usos. Los productos desechables son poco aprovechables; y, lamentablemente, tienden a incrementar la contaminación.

10. Cuidado con esa tan engañosa “obsolescencia programada”. Una macabra estrategia ideada para que las cosas duren menos; para obligarte a comprar más.

11. No deseches los productos antes de su vida útil. Sácale el jugo, antes de desecharlos y comprar otros.

12. No te dejes engañar por la publicidad. Su objetivo primordial es inducirte a comprar y comprar. Mantén siempre una actitud crítica ante ella. Cada vez que digan: ¡a por él!, piénsalo bien.

13.Evita ese imperioso impulso de comprar lo nuevo en el mercado. Cuántas veces hemos dejado de lado el móvil, que todavía no hemos llegado a conocer; cuando ya nos encaprichamos con la versión más nueva en el mercado.

Esta actividad informativa se encuadra dentro de la Campaña “Por un Consumo Responsable y Sostenible. Cambia tus hábitos”, subvencionada por el Excmo Ayuntamiento de Málaga.