El 31 de octubre es una fecha cada vez más celebrada en nuestro país, convirtiéndose en una tarde/noche en la que los que más disfrutan son los niños, acudiendo a fiestas de disfraces al celebrarse Halloween.

Consumidores Al-Andalus Málaga considera que es necesario seguir unas pautas para garantizar la seguridad de los más pequeños y mayores.

Por ello, lanzamos una serie de recomendaciones para las personas consumidoras con el objeto de que puedan adquirir disfraces y complementos seguros, sobre todo los destinados a los más pequeños de la casa.

Por ejemplo, los disfraces destinados a menores de 14 años se consideran juguetes por lo que el etiquetado debe incluir nombre y marca del producto, datos de identificación del fabricante, importador o distribuidor, figurar la marca CE, la edad recomendada, además de las instrucciones y advertencias de utilización, e incluir el etiquetado en español.

Es totalmente aconsejable adquirirlos en tiendas de confianza, evitando en la medida de lo posible los mercadillos y venta ambulante.

Es importante a su vez que el disfraz no esté realizado con materiales inflamables.

En el caso de los complementos, hay que prestar especial atención a las máscaras y caretas, debiendo disponer de orificios suficientemente grandes para que garanticen la correcta ventilación, y evitar así la asfixia.

Para los más pequeños deben evitarse las máscaras que cubran por completo la cabeza ya que pueden provocar acaloramiento o asfixia.

Además debemos verificar que el etiquetado venga en castellano y estén fabricados con con materiales no inflamables.

Respecto a las dentaduras, deben estar etiquetadas e incluir las advertencias de seguridad, pues como las máscaras, pueden provocar asfixia.

En cuanto a las pelucas, no debemos adquirir aquellas que contengan materiales fácilmente inflamables.

También hay ser cautelosos a la hora de adquirir productos como tridentes, clavos, cuchillos, etc., no deben contener partes punzantes ni pequeñas piezas que puedan desprenderse con facilidad.

El maquillaje tiene que ser específico para la piel, hipoalérgicos, para evitar reacciones alérgicas o irritaciones.

En cuanto a las lentillas, no la usemos en niños pequeños, y en cualquier caso, deben adquirirse en establecimientos que dispongan de personal cualificado, verificando que el etiquetado aparece en castellano.

Si detectamos algunas irregularidades en estos artículos, se debe poner en conocimiento de los organismos de consumo a fin de valorar el riesgo, y en su caso incluir el producto en la Red de Alertas de Productos de Consumo, con la finalidad de poder adoptar medidas que impidan la comercialización de estos productos, ya sea a través de la inmovilización o la destrucción de los mismos.

Y algo esencial es solicitar siempre, y conservar, el justificante o factura de compra , que nos va a servir para presentar cualquier reclamación o denuncia.

Si tienes cualquier consulta o reclamación, acude a nosotros e infórmate sobre tus derechos, enviandonos un correo a la dirección malaga@fed-alandalus.es.