Como consumidores, no solo de alimentos, sino de cualquier producto o servicio, tenemos que actuar de forma responsable.
El número 12 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por la ONU en 2015, tiene el objetivo de garantizar modalidades de consumo y producción sostenible.

Particularmente en el ámbito de alimentos existe una meta dentro del objetivo 12 que pretende hacia el 2030 reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial, tanto en la venta al por menor, como con los consumidores, así como las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción.

¿Qué podemos hacer nosotros como consumidores?

1.- En el momento de la compra:
Una parte importante dentro de la alimentación, que no siempre tomamos en cuenta, sin embargo es de donde parte el consumo, es la compra de alimentos.

Para contribuir a un consumo responsable debemos tener en cuenta adquirir productos que tengan su origen en el comercio justo, es decir, que garanticen salarios justos, condiciones de trabajo seguras y dignas, no utilización de mano de obra infantil y protección al medio ambiente dentro de su actividad.

También debemos apostar por productos frescos y de temporada, que procedan de la agricultura y ganadería ecológicas que eliminan el uso de pesticidas.

Igualmente es aconsejable evitar los alimentos procesados y optar por productos cercanos al lugar de consumo, para promover el comercio local lo que permite reducir el aumento de contaminación por transportación.

Además es indispensable revisar detenidamente la etiqueta, deteniéndonos en la fecha de caducidad, ingredientes y certificados con los que cuenta.

Además, para cuidar el medio ambiente, mientras menos embalajes tenga el producto, menos residuos estamos generando.

2.- Durante el consumo.

Finalmente, lo que hacemos con los residuos después de haber utilizado los productos también es parte importante del consumo de alimentos responsable.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o se desperdicia en todo el mundo; esto equivale a aproximadamente 1,300 millones de toneladas anuales.

Desde el momento de hacer tus compras te recomendamos pensar en los residuos y desperdicios que puedes generar, de forma que no compres en exceso, cocina lo justo y procura no desperdiciar comida.

Desde Consumidores Al- Andalus Málaga te aconsejamos que los residuos que generes le des un tratamiento adecuado, separando la basura en orgánica, inorgánica reciclable y no reciclable.

Además recuerda no tirar el aceite al sistema de drenaje, ya que puedes contaminar millones de litros de agua.
Los residuos orgánicos puedes aprovecharlos para hacer composta y dar vida a tus plantas.

Los materiales inorgánicos como envases de vidrio o de cartón, puedes darles un segundo uso y almacenar especias u objetos varios.

De esta forma nos aseguramos de tener un consumo de alimentos responsable a lo largo de todo el proceso, contribuyendo en lo particular y cotidiano a una de las metas fijadas por la ONU para el desarrollo sostenible.

Esta campaña informativa se encuadra dentro de la Campaña «Por un Consumo Responsable y Sostenible. Cambia tus hábitos», que se realiza en colaboración con el Excmo Ayuntamiento de Málaga.