El Tribunal Supremo ha avalado que la extinción de un préstamo no impide que el prestatario presente una demanda para que se le devuelva el importe indebidamente cobrado por cláusulas suelo abusivas.

El alto tribunal estima así el recurso presentado por la titular de un préstamo hipotecario contra el fallo de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Badajoz.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo acaba de dictaminar que los consumidores que padecieron una clausula suelo abusiva en su préstamo hipotecario tiene derecho a reclamar a su entidad la restitución del dinero indebidamente cobrado a a pesar de que el préstamo haya vencido.

Así lo considera tras la vista celebrada por el recurso extraordinario presentado por unos clientes tras ser desestimada su demanda en instancias anteriores, a las que les solicita dictar un nuevo fallo tomando como base esta doctrina.

La sentencia dictamina que «La extinción del contrato de préstamo hipotecario no priva a quienes fueron prestatarios de ejercitar la acción dirigida a obtener la declaración de nulidad de la cláusula suelo, por ser abusiva, y la restitución de lo indebidamente pagado en aplicación de dicha cláusula».

En la demanda se solicitaba la nulidad de la cláusula suelo insertada en el contrato de préstamo suscrito en marzo de 2007 con Caja Rural de Extremadura y que se condenara a la entidad a la devolución de las cantidades indebidamente cobradas hasta la fecha en que la hipoteca venció.

Caja Rural se ha opuesto desde un principio a esta demanda al considerar que el préstamo se había extinguido, al tiempo que ha alegado que las condiciones del mismo fueron negociadas, que la cláusula en la que se establecía el mínimo a la variación del interés era «clara y sencilla» y que en la escritura los prestatarios reconocieron que habían sido informados de su existencia.

Ahora, el Alto Tribunal entiende que no existe fundamento legal para afirmar que la consumación de un contrato impida el ejercicio de la acción de nulidad.

De hecho, indica que el Código Civil recoge que el término inicial de ejercicio de la acción de nulidad para los casos de error, dolo o falsedad de la causa, coincide con el momento de extinción de contrato.

Además, resalta que el interés legítimo de los prestatarios podría cuestionarse si lo que se solicita es la nulidad del contrato o de una cláusula, sin formularse una petición restitutoria. No obstante, en el caso objeto de recurso, la finalidad es la de obtener lo indebidamente cobrado.

Si tienes alguna consulta sobre este tema envíanos un mail a la dirección malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40.