Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes que tomamos a lo largo de nuestra vida, ya que supone un importante desembolso económico y un préstamo hipotecario que seguirá con nosotros durante muchos años.

En muchas ocasiones optamos por la compra de una vivienda sobre plano, esto es, adquirir la casa cuando aún no se ha finalizado la construcción o está en proyecto, realizando entregas de cantidades a cuenta, lo cual supone muchas ventajas.

Sin embargo, podemos encontrarnos con un inconveniente por desgracia bastante frecuente: que la promotora se demore en la entrega prevista, con los perjuicios que se derivan para los compradores.

Estamos ante uno de los elementos esenciales del contrato, el plazo de entrega de la vivienda, por lo que si vencido dicho plazo la obra no está terminada, o no se han obtenido los permisos tales como licencia de primera ocupación, o no puedes dar de alta la luz o el agua por algún problema de la instalación, tienes derecho a que la promotora con la que has contratado te indemnice por todos los daños y perjuicios causados por el retraso en la entrega.

En este sentido, la jurisprudencia viene exigiendo a los promotores inmobiliarios, como profesionales del sector de la construcción, que deben ser ellos los que asuman el riesgo de establecer una fecha de entrega que resulte precipitada en el tiempo, aun a costa de perder potenciales clientes.

De hecho, las resoluciones de los Tribunales no admiten alegaciones de los promotores basadas en dificultades urbanísticas o administrativas, como la tardanza de un Ayuntamiento en conceder la licencia de primera ocupación, pues han de prever como especialistas en la materia que estos avatares pueden acontecer.

Además, para que pueda entenderse que el promotor ha cumplido completamente con su obligación de entrega ha de concurrir la entrega física de la casa con la entrega a efectos jurídicos, es decir, con todas las licencias administrativas que resulten necesarias.

En consecuencia, siempre y cuando pueda acreditarse que existe un nexo causal entre el daño o perjuicio y el retraso en la entrega de la vivienda, el comprador tiene derecho a ser resarcido.

Entre los conceptos que la promotora debe indemnizar, podemos citar:

-Las rentas de alquiler del periodo transcurrido entre el que debiste recibir la vivienda en propiedad y la fecha en que realmente la recibes.

Esto incluye las indemnizaciones que te exija el arrendador por terminación anticipada si el contrato de alquiler se prorroga de nuevo.

-Gastos de guardamueble o mudanzas contratadas y canceladas.

-Gastos de cancelación de la contratación de bienes o servicios planificados para la fecha de entrega, etc.

Si tienes cualquier consulta o reclamación envíanos un correo a la dirección malaga@fed-alandalus.es o llámanos al teléfono 952 21 35 40